Nuevos espacios de diálogo se mantendrán en La Habana (Cuba) entre los negociadores de las FARC y el Gobierno, tras la victoria del No al plebiscito de los acuerdos de paz firmados en Colombia hace una semana.

El presidente Juan Manuel Santos llamará a los promotores políticos del No para buscar salidas frente a los resultados que no permitieron la aprobación del acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera.

“Convocaré a todas las fuerzas políticas, en particular a las que se manifestaron por el ‘No’, para escucharlas y abrir espacios de diálogo para determinar el camino a seguir. Vamos a decidir entre todos cuál es el camino que debemos tomar para que esa paz sea posible", dijo Santos en una breve alocución tras aceptar la derrota del Sí.

Con un 50,21% ganó el No que corresponde a 6.431.361 votos frente al 49,78% del Sí que son 6.377.234 votos, según informó la Registraduría Nacional del Estado Civil.

"Como jefe de estado soy el garante de la estabilidad de la Nación y esta decisión democrática no debe dañar dicha estabilidad, como presidente conservo intacto mis facultades y mi intención de buscar la paz”, afirmó el Jefe de Estado.

El presidente Juan Manuel Santos dio a conocer que se mantiene “el cese del fuego y de hostilidades bilateral y definitivo" e indicó que le pidió a los negociadores del Gobierno para que viajen a La Habana a “mantener informados a los negociadores de las Farc sobre los resultados de este diálogo político”.

Un país polarizado

Analistas sostienen que los resultados expresan las grandes bipolaridades de las emociones y sentimientos de un país que ha vivido 52 años de conflicto armado, pero también se evidenció la esperanza de miles de colombianos y colombianas que esperan una nación en paz.

“Se ha perdido una gran oportunidad de ratificar un acuerdo con las FARC pero también podemos ganar una oportunidad de reconciliarnos, de organizarnos, por ahora nos damos cuenta que no hemos llegado a ese acuerdo, que las decisiones más allá de las negociaciones tienen un corte de intereses políticos tradicionales”, dijo Jorge Rocxo Martínez Díaz, analista en estudios interdisciplinarios del desarrollo e investigador social.

Sobre las votaciones Martínez expresó que llama la atención que departamentos como Antioquia, Valle del Cauca, Caquetá, Meta, Casanare, Arauca, Huila y Tolima, donde se presentó una fuerte ola de violencia y existió un poder de la guerrilla de las FARC ganó el No, se debe reflexionar “si está ganando el no de la justicia o el no del odio del rencor de una pelea importada de hace varias décadas”. Agregó que también llama la atención que el departamento que ha “generado la mayor tasa de mortalidad de violencia armada como es Antioquia haya votado por el No”.

Frente a la votación del Sí que fue en su mayoría en los departamentos de Putumayo, Nariño, Cauca, Chocó, zona de la amazonía y la Costa Caribe se deja en “evidencia el cansancio de la guerra, la corrupción y el narcotráfico. Zonas donde además las comunidades siempre han resistido y han demostrado valentía pese al dolor que les ha causado el conflicto”, señaló Jorge Martínez.

El analista agregó que queda una lección para las FARC. “El único país posible no es el que ellos plantean ni mucho menos el que sólo ellos quieren, hoy tienen que escuchar a un pueblo que sin armas y sin sangre les exige escuchar el sentimiento de otros sueños, tienen que modernizarse al contexto social y cultura de un país urbano”, dijo Jorge Rocxo Martínez.

Las Farc seguirán en la búsqueda de la paz

Rodrigo Londoño alias ‘Timochenko’, jefe máximo de la guerrilla de las FARC, desde La Habana dijo que “lamentan que el poder destructivo de los que siembran odio y rencor haya influido en la decisión de los colombianos”.

Ratificó que las FARC “mantienen su voluntad de paz y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro”.

Londoño, agregó que tras los resultados de plebiscito “sabemos que nuestro reto como movimiento político es más grande, y nos requiere más fuertes para construir una paz estable y duradera”.

En Colombia, la noche anterior quienes ganaron con el No celebraron con caravanas y manifestaciones públicas, mientras que los que votaron por el Sí con expresiones de tristeza demostraron su rechazo de los resultados finales de esta votación histórica. Sin embargo es evidente que todos en Colombia desean vivir en un país lejos de la guerra y de los odios.